Bandera de los EE. UU.

Un sitio web oficial del gobierno de EE. UU.

Punto gov

Los sitios web oficiales usan .gov

Un sitio web .gov pertenece a una organización gubernamental oficial de los Estados Unidos.

Https

Los sitios web .gov seguros usan HTTPS

Un candado () o https:// significa que está conectado de manera segura al sitio web .gov. Comparta información sensible únicamente en los sitios web oficiales seguros.

Sendero de navegación

  1. Inicio
  2. Cómo prevenir el acoso
  3. Consejos para padres de estudiantes de secundaria

Prevención del acoso para padres de estudiantes de secundaria

Ahora es el padre de un niño en la escuela secundaria. Es la transición de la niñez a la adolescencia, cuando los niños se vuelven más independientes y quieren tomar decisiones por sí mismos. También se encuentran en un período de desarrollo en el que los amigos y los círculos sociales son cada vez más importantes. Y es el momento en que los niños pueden sufrir más el acoso.

Se informan casos de acoso con mayor frecuencia en los grados seis a ocho. En 2019, aproximadamente el 28% de los alumnos de los grados 6, 7 y 8 informaron haber sido acosados ​​en la escuela durante el año escolar. En la escuela secundaria, el porcentaje de estudiantes que informaron haber sido acosados ​​fue más bajo, aproximadamente un 19% en promedio, según el Centro Nacional de Estadísticas Educativas.

Para prevenir el acoso, debe conocer las señales de advertencia que debe buscar, qué hace su escuela para abordarlo y cómo manejarlo si su hijo sufre o contribuye al acoso.

Los estudiantes pueden ser acosados de diferentes formas, por ejemplo:

Acoso físico, como ser corrido, empujado, golpeado, tropezado, escupido; o ser obligados a hacer cosas que no querían hacer.

Acoso verbal, como ser objeto de rumores, burlas; recibir apodos; ser amenazado; recibir notas o gestos ofensivos.

Acoso relacional, como ser excluido de actividades a propósito; aislar a alguien de sus compañeros; ignorar intencionalmente a alguien; dañar intencionalmente la reputación de alguien; publicar comentarios despectivos o imágenes vergonzosas en un espacio público o en línea.

Dañar la propiedad a propósito, como ropa, libros, aparatos electrónicos y joyas.

Los estudiantes informan haber sido acosados ​​en la escuela (pasillos, escaleras, aulas, baños, vestidores o cafetería), afuera (terrenos de la escuela) o en el autobús escolar. 1 También pueden ser intimidados en el camino hacia o desde la escuela y en eventos relacionados con la escuela.

Los estudiantes también pueden sufrir ciberacoso, que es el acoso que tiene lugar en dispositivos digitales, como teléfonos celulares, computadoras y tabletas. Puede ocurrir mediante mensajes de texto, textos y aplicaciones, o bien por Internet en las redes sociales, foros o juegos donde las personas pueden ver, participar o compartir contenido. El ciberacoso incluye enviar, publicar o compartir contenido negativo, perjudicial, falso, o cruel sobre otra persona.

Durante la escuela secundaria, su hijo encontrará nuevas dinámicas sociales con sus compañeros. Pueden perder viejos amigos y hacer nuevos, cambiar sus círculos sociales o sentirse a la deriva en los grupos y alianzas que cambian rápidamente que se están formando. Las jerarquías sociales a menudo se establecen en la escuela secundaria. Las opiniones de los compañeros entre sí adquieren mucha importancia. Lamentablemente, el acoso es una forma en que los adolescentes excluyen a sus compañeros de sus grupos o actividades. Dado que usted es la relación más consistente en la vida de su hijo, es importante conocer los diferentes roles que tienen los adolescentes en situaciones de acoso escolar para que pueda prevenirlo o abordarlo.

Cualquier niño puede ser testigo del acoso, acosar a otros o ser acosado. Aquellos que son testigos del acoso, también conocidos como espectadores, pueden optar por convertirse en defensores de la persona que está siendo acosada, o pueden ser reforzadores o asistentes de la persona que intimida. Cuando los niños están involucrados en el acoso, juegan con frecuencia más de un papel. A veces son tanto el que es acosado como el que acosa a los demás. También podrían ser espectadores que presencian lo que les sucede a otros estudiantes y a quienes les sucede a ellos.

Como padre, usted es el protector número uno de su hijo. Depende de usted reconocer las señales de advertencia del acoso. No todos los niños muestran señales de advertencia, pero si nota alguno de las siguientes, es posible que estén siendo acosados:

  • El niño tiene lesiones inexplicables
  • Si "pierden" o han destruido ropa, libros, aparatos electrónicos o joyas
  • Si tienen dolores de cabeza o de estómago frecuentes, o si a menudo se sienten enfermos o fingen estar enfermos
  • Si nota cambios en sus hábitos alimenticios, como saltarse comidas repentinamente o darse atracones
  • Si tienen dificultad para conciliar el sueño o pesadillas frecuentes
  • Si tienen calificaciones bajas
  • Si han perdido interés en el trabajo escolar o no quieren ir a la escuela
  • Si tienen una pérdida repentina de amigos o evitan situaciones sociales
  • Si tienen sentimientos de impotencia o disminución de la autoestima
  • Si tienen comportamientos autodestructivo como escaparse del hogar, autoinfligirse heridas o hablar de suicidio

Aunque ningún padre quiere que su hijo sea un acosador, sucede. Su hijo puede estar acosando a otros si su hijo:

  • Se involucra en agresiones físicas o verbales
  • Tiene amigos que acosan a otros
  • Es cada vez más agresivo
  • Es enviado con frecuencia a la dirección o a detención
  • No puede explicar cómo obtuvo dinero adicional o pertenencias nuevas
  • Culpa a otros por sus problemas o no acepta responsabilidad por sus acciones
  • Se preocupa por su reputación, estatus social o popularidad

Muchas de las señales de advertencia de que su hijo está experimentando acoso cibernético se pueden ver en la forma en que usa su dispositivo. Su comportamiento puede cambiar. Por ejemplo, puede notar aumentos o disminuciones en el uso de su dispositivo, incluidos los mensajes de texto. Su hijo puede mostrar respuestas emocionales visibles (risa, enojo, disgusto) a lo que ocurre en su dispositivo. Su hijo puede ocultar su pantalla o dispositivo cuando hay otras personas cerca y evitar la discusión sobre lo que está haciendo. Otros signos de acoso cibernético son que sus cuentas de redes sociales se cierran o aparecen otras nuevas. Su hijo puede comenzar a evitar situaciones sociales, incluso aquellas que disfrutaba en el pasado. Puede volverse retraído o deprimido o perder interés en las personas y las actividades.

Ayude a su hijo a comprender el acoso. Explicarles qué es el acoso y cómo enfrentarlo de manera segura. Haga preguntas sobre el acoso que puedan haber presenciado, experimentado o escuchado. Mantenga abiertas las líneas de comunicación. Hable con su hijo a menudo. Escucharlos. Conocer a sus amigos, preguntarles sobre la escuela y comprender sus preocupaciones. Prepárelos para lo que deben hacer si sufren acoso. Que sepan a quién contactar en la escuela cuando ocurra un acoso.

El mundo digital está en constante evolución con nuevas plataformas de redes sociales, aplicaciones y dispositivos, y por lo general, los niños y los adolescentes son los primeros en usarlos. Los tipos comunes de ciberacoso son publicar mensajes o contenido de odio, mezquino o despectivo y participar en conversaciones grupales negativas. Existen otros tipos de tácticas de ciberacoso y también pueden aparecer durante los juegos. Si bien es posible que no pueda controlar todas las actividades de su hijo, hay cosas que puede hacer para prevenir el ciberacoso y proteger a su hijo del comportamiento digital dañino:

  • Controle los sitios de redes sociales, aplicaciones e historial de navegación de un adolescente.
  • Revise o restablezca las configuraciones de privacidad y de ubicación del teléfono de su hijo.
  • Siga o envíe una solicitud de amistad a su hijo en las redes sociales o pídale a otro adulto de confianza que lo haga.
  • Está actualizado sobre las últimas aplicaciones, plataformas de redes sociales y jerga digital utilizada por los niños y adolescentes.
  • Conozca el nombre de usuario y contraseñas del correo electrónico y las redes sociales de su hijo.
  • Establezca reglas acerca del comportamiento digital, contenido y aplicaciones apropiados.
  • Enseñe a su hijo buenas habilidades de ciudadanía digital.
  • Use un software de control parental para restringir el contenido, bloquear dominios o ver las actividades en línea de su hijo sin mirar su dispositivo todos los días.

Una parte importante de la protección de los niños del acoso y el ciberacoso son las leyes, políticas y regulaciones estatales. Cada jurisdicción, incluidos todos los 50 estados, el Distrito de Columbia y los territorios de EE. UU., abordan el acoso de manera diferente. Algunos han establecido leyes, políticas y regulaciones. Otros han desarrollado políticas modelo que las escuelas y las agencias educativas locales (distritos) pueden utilizar para desarrollar sus propias leyes, políticas y regulaciones locales. Puede obtener información sobre las leyes, políticas o regulaciones estatales de prevención del acoso en StopBullying.gov.

También debe preguntarle a la escuela cuáles son sus políticas y reglas sobre el acoso y ciberacoso. Saber cómo la escuela maneja el acoso le ayudará a tomar las medidas correctas si su hijo está involucrado en él.

Averigüe qué sucedió. Conozca los hechos. Si es posible, obtenga la historia de varias fuentes, tanto de maestros como de otros adultos que puedan haberla presenciado. Escuche sin culpar. Puede resultar difícil conocer toda la historia, en especial si los alumnos involucrados son varios o si la situación de acoso implica acoso social o ciberacoso. Recopile toda la información disponible.

Para determinar si se trata de una situación de acoso o alguna otra problemática, pregúntese lo siguiente:

  • ¿Cuáles son los antecedentes entre los niños involucrados? ¿Han existido conflictos anteriores?
  • ¿Existe un desequilibrio de poder? El desequilibrio de poder no se limita a la fuerza física. A veces no se reconoce fácilmente. Si el niño que padece el acoso siente que existe un desequilibrio de poder, probablemente sea así.
  • ¿Ya ha pasado antes? ¿A su hijo le preocupa que vuelva a suceder?
  • ¿Los niños han tenido una cita? Existen respuestas especiales para la violencia en los noviazgos adolescentes.
  • ¿Alguno de los niños involucrados forma parte de una pandilla? La violencia de pandillas tiene diferentes intervenciones.

  • Escuche y concéntrese en ellos. Averigüe lo que viene sucediendo y demuestre que desea ayudar.
  • Convénzañps de que los actos de acoso escolar no son su culpa.
  • Considere derivarlos a un consejero escolar, psicólogo u otro servicio de salud mental, ya que los niños que son acosados ​​pueden tener dificultades para hablar de ello.
  • Brinde consejos sobre qué hacer. Esto puede implicar un juego de roles y pensar en cómo podría reaccionar su hijo si el acoso se repite.
  • Trabaje en conjunto para resolver la situación y protegerlos. Su hijo, otros padres y la escuela u organización pueden tener aportes valiosos. Podría resultar útil:
    • Pregúntele a su hijo qué se puede hacer para que se sienta seguro. Recuerde que se deben minimizar los cambios en su rutina. El hijo no ha cometido ninguna falta y no debe ser señalado en entornos escolares.
    • Desarrolle un plan de acción. Trabaje con la escuela. Discuta los pasos a seguir y las limitaciones de cómo podría resolverse el problema de acuerdo a las políticas y leyes. Recuerde: la ley no permite que el personal de la escuela hable sobre disciplina, consecuencias o servicios brindados a otros niños.
  • Tenga en cuenta lo siguiente:
    • Jamás le diga al niño que ignore el acoso.
    • No culpe a su hijo por ser acosado. Incluso si provocaron el acoso, nadie merece ser acosado.
    • No le diga a su hijo que se defienda físicamente de la persona que lo está acosando. Podría lastimar a su hijo o provocar una suspensión o expulsión.
    • No se comunique con los otros padres involucrados. Eso podría empeorar las cosas. Los directivos del colegio u otras autoridades pueden actuar como mediadores entre los padres.

  • Hable al respecto. Asegúrese de que su hijo sepa cuál es su comportamiento problemático y por qué y cómo su comportamiento es incorrecto y perjudica a los demás.
  • Demuéstrele que el acoso es un tema serio. Dígale con calma a su hijo que no se tolerará el acoso. Muestre un comportamiento respetuoso cuando aborde el problema.
  • Trabaje con su hijo para comprender algunas de las razones por las que acosó. Por ejemplo:
    • A veces, los niños intimidan para encajar. Podrían beneficiarse de participar en actividades positivas. Participar en distintos deportes y clubes puede permitirles asumir roles de liderazgo y hacer amigos sin sentir la necesidad de acosar.
    • Otras veces, los niños se portan mal porque hay algo más en sus vidas, como problemas en el hogar, la escuela, sufren de abuso o estrés. También es posible que ellos mismos hayan sido acosados. Pídale a un profesional, como un pediatra, un consejero escolar o un trabajador social de la escuela, que le ayude a determinar si su hijo necesita apoyo adicional para ayudarlo a sobrellevar la situación, como los servicios de salud mental.
  • Trabaje con la escuela para encontrar las consecuencias apropiadas que ayuden a su hijo a aprender la empatía y reparar la situación.

Si nota señales de advertencia de que su hijo puede estar involucrado en el acoso cibernético, tome medidas para investigar su comportamiento digital. Como el ciberacoso sucede en línea, responder al mismo requiere enfoques diferentes.

  • Preste atención: identifique si ha habido un cambio en el sentido del humor o el comportamiento y averigüe cuál puede haber sido la causa. Intente determinar si estos cambios en el niño ocurren como resultado del uso de dispositivos digitales.
  • Hable: haga preguntas para saber qué está sucediendo, cuándo comenzó y quién está involucrado.
  • Documente: lleve un registro de lo que está sucediendo y dónde ocurre. Haga una captura de pantalla de las publicaciones o los contenidos dañinos de ser posible. La mayoría de las leyes y las políticas dicen que el acoso es un comportamiento repetido, así que los registros ayudan a documentarlo.
  • Bloquee: considere bloquear a la persona que está acosando cibernéticamente desde las redes sociales, el teléfono y las aplicaciones.
  • Denuncie: la mayoría de las plataformas de redes sociales y las escuelas tienen políticas claras y procesos de denuncia. Si un compañero de clases está acosando por Internet, denúncielo en la escuela. También puede contactarse con la aplicación o las plataformas de redes sociales para denunciar el contenido ofensivo y pedir que lo retiren. Si el niño ha recibido amenazas físicas o si ocurre un delito potencial o comportamiento ilegal, denuncie a la policía.
  • Apoye: los compañeros, mentores y adultos de confianza pueden a veces intervenir públicamente para influenciar de manera positiva en una situación donde se publican contenidos negativos o dañinos sobre su hijo. La intervención pública puede incluir la publicación de comentarios positivos acerca de la persona acosada para tratar de desviar la conversación hacia una mejor dirección. Trate de determinar si se necesita más apoyo profesional, como hablar con un consejero o un profesional de la salud mental.

  • Buscar ayuda de un adulto, amigo o compañero de clase cuando ocurre una situación potencialmente amenazante.
  • Sea asertivo con la persona que hace el acoso (no agresivo, peleando o bromeando) cuando sea posible.
  • Usar el humor para desviar una situación potencialmente amenazante.
  • Evitar los lugares no seguros o alejarse antes de que ocurra un encuentro con un posible acosador.
  • Aceptar o "hacer propio" un comentario despreciativo para calmar las aguas.
  • Caminar con amigos o un pequeño grupo de pares amistosos.
  • Usar autodeclaraciones positivas para mantener un autoestima alto durante un incidente.
  • Practique permanecer lo más calmado posible cuando ocurra el acoso. Mostrar perturbación emocional puede alentar al acosador.

Dele a su hijo estrategias sobre qué hacer si es testigo de un acoso. Ellos pueden:

  • Defender al acosado.
  • Intervenir como grupo de estudiantes.
  • Cambiar el tema.
  • Cuestionar la conducta de acoso
  • Usar el humor para aligerar una situación tensa.
  • Objetar abiertamente el acoso.
  • Expresar la aprobación de la víctima y validar su estatus social.

Si no se sienten cómodos interviniendo, pueden hacer algo después de que suceda:

  • Acercarse en privado a la víctima del acoso para expresar su apoyo o preocupación.
  • Informar sobre el acoso a un adulto de confianza, profesor o administrador de la escuela.
  • Comunicarse en privado con la persona que realiza el acoso para expresar su preocupación, si se siente seguro al hacerlo.
  • Dar el ejemplo de cómo tratar a otros con amabilidad y respeto.
Fecha de la última modificación