Niños en la escuela

Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

Evaluación del acoso

Las evaluaciones, como las encuestas, pueden ayudar a las escuelas a determinar la frecuencia y el lugar del acoso para que puedan elegir una prevención adecuada y estrategias de respuesta. También pueden evaluar la eficacia de la prevención actual y los esfuerzos de intervención. Estar al tanto de lo que sucede puede ayudar al personal de la escuela a elegir una prevención adecuada y estrategias de respuesta.

Las evaluaciones implican pedirle a los miembros de la escuela o la comunidad, incluso los estudiantes, sobre sus experiencias y pensamientos relacionados con el acoso. Una evaluación está planificada, tiene un propósito y usa herramientas de búsqueda.

Qué puede hacer una evaluación

Evaluar para:

  • Saber lo que sucede. Los adultos subestiman las tasas de acoso porque los niños raramente lo reportan y suele suceder cuando los adultos no están presentes. Evaluar el acoso a través de encuestas anónimas puede aportar un panorama claro de lo que está sucediendo.
  • Esfuerzos específicos. Conocer las tendencias y los tipos de acoso en su escuela puede ayudarle a planificar la prevención y los esfuerzos de intervención.
  • Resultados de mediciones. La única forma de conocer si sus esfuerzos de prevención e intervención están funcionando es realizar procesos de medición durante el transcurso del tiempo.

A través de una evaluación se pueden explorar los siguientes temas específicos sobre el acoso:

  • Frecuencia y tipos
  • Respuesta de los adultos y compañeros
  • Ubicaciones, incluyendo "lugares de mayor incidencia"
  • Percepciones y actitudes del personal acerca del acoso
  • Aspectos de la escuela o la comunidad que pueden respaldar o ayudar a terminar con el acoso
  • Percepción de los estudiantes acerca de la seguridad
  • Clima escolar

Desarrolle e implemente una evaluación

Las escuelas pueden elegir usar encuestas en toda la escuela para evaluar el tema del acoso. Hay varias medidas involucradas:

  • Elija una encuesta. Hay varias herramientas de evaluación disponibles que son gratuitas, confiables y están validadas. Elija un conjunto de mediciones que cubran las preguntas acerca de las que desea obtener una respuesta, ¿la edad es apropiada? y ¿se pueden responder en una cantidad de tiempo razonable?
  • Obtenga el consentimiento de los padres como lo exige su distrito. Algunos permiten el consentimiento pasivo, otros exigen que el consentimiento sea activo. De acuerdo con las directrices del gobierno federal, como mínimo, cada año la Agencia de Educación Local (LEA, siglas en inglés), debe notificar a los padres acerca de la encuesta y de cuándo se llevará a cabo. Los padres tienen el derecho de decidir si se excluye a su hijo de la encuesta. Los padres también tienen el derecho de inspeccionar y revisar las encuestas antes de que sean entregadas.
  • Administre la encuesta. Si bien el personal de la escuela está perfectamente capacitado para decidir cómo realizar una encuesta escolar, estos consejos pueden servir:
    • Administre sus encuestas a principios del año escolar. Programe las encuestas después de que los estudiantes están acostumbrados a una rutina pero todavía hay tiempo para usar los resultados en los esfuerzos de prevención anuales de la escuela.
    • Haga evaluaciones en toda la escuela una vez durante el año escolar como mínimo. En algunas encuestas se prefiere encuestar a los estudiantes durante el comienzo y el final del año escolar para hacer un seguimiento del progreso y planificar las actividades para el año siguiente.
    • Decida a cuáles estudiantes encuestará para garantizar resultados significativos a nivel estadístico. Las escuelas pueden elegir encuestar a toda la escuela o encuestar a ciertos grados específicos.
    • Planifique la administración de la encuesta cuando todos los estudiantes puedan hacerla al mismo tiempo. Esto disminuirá la posibilidad de que hablen sobre la encuesta y que eso afecte las respuestas del otro.
  • Proteja la privacidad del estudiante. Muchas encuestas están sujetas a la Enmienda de Protección a los Derechos del Alumno (PPRA) y a la Ley de Privacidad y Derechos Educativos de la Familia (FERPA). Asegure a los estudiantes que sus respuestas serán confidenciales y que no se podrá utilizar las respuestas para llegar a ellos.
  • Analice y distribuya los resultados.
    • Asegúrese de que usted continúa protegiendo la privacidad de los estudiantes al garantizar que no se podrá acceder a la información de identificación personal.
    • Considere cómo los resultados de la encuesta se compartirán con los maestros, padres y estudiantes.
  • Asegúrese de que usted está preparado para responder ante los resultados de la encuesta. Tenga una plan claro para la prevención e intervención vigente o en desarrollo.
Última modificación del contenido el 28 de septiembre de 2017