Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

Cómo prevenir el acoso por el peso corporal

2 de nov. de 2018|Por: Joslyn P. Smith, Asociación Nacional de Trastornos Alimenticios y Asociación del Trastorno de Apetito Desenfrenado y Steffie Rapp, especialista en justicia juvenil, Oficina de Programas Judiciales, Departamento de Justicia de EE. UU. y miembro de la junta editorial de StopBullying.gov.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, en los Estados Unidos aproximadamente 1 de cada 5 personas de entre 6 y 19 años son obesas. Y ser percibido como diferente (como tener sobrepeso o ser demasiado delgado) es una de las razones más comunes por las que los niños son víctimas de acoso.

Muchas personas con sobrepeso han experimentado estigma y discriminación. Una manifestación de ello es el acoso por el peso corporal. El acoso por el peso corporal no le ocurre solamente a los jóvenes con sobrepeso. El acoso le ocurre a los jóvenes de todos los tamaños. Algunos niños provocan en otros el miedo de ser corpulentos o pueden acosar a otros porque los perciben como demasiado delgados. Los niños y jóvenes que están acomplejados por su peso o expresan una sensibilidad por su imagen corporal pueden ser más propensos a tener consecuencias negativas del acoso, tales como conductas nocivas para el control de peso, lo que aumenta su riesgo de desarrollar un trastorno alimenticio.

El miedo a sufrir burlas o acoso puede contribuir al aislamiento de los compañeros. Las consecuencias para la salud mental pueden incluir depresión y ansiedad. Los niños acosados también pueden experimentar baja autoestima y problemas de comportamiento. El acoso incluso puede afectar a la salud física de los niños, lo que resulta en mayor presión arterial y otras reacciones psicológicas ante el estrés.

Niños toman una fotografía de otro niño en contra de su voluntad

El acoso por el peso corporal no solo ocurre entre los jóvenes; a veces, los adultos contribuyen a este problema. Por ejemplo, los entrenadores o consejeros de salud pueden hacer comentarios relacionados con el peso de los jóvenes en frente de sus compañeros. Esta humillación sobre el cuerpo se puede experimentar como una forma de acoso. Este tipo de comportamiento de los adultos hacia los niños suele tener consecuencias negativas más dañinas que el acoso por parte de los compañeros.

Es importante recordar que el acoso es el problema, y no así el tamaño corporal o la apariencia. Cambiar el cuerpo de alguien no debería considerarse como la solución para las situaciones de acoso.

Esto es lo que deben y no deben hacer los adultos y los jóvenes cuando se trata del acoso por el peso corporal:

Qué hacer

  • Reportar el acoso cuando lo vean
  • Enfatizar que nadie merece ser víctima de burlas
  • Reconocer que el problema es el comportamiento, y no el tamaño de una persona.
  • Defender a otros que son víctimas de acoso por sus cuerpos.
  • Mantenerse en grupo: los amigos pueden intervenir y ayudar a que el acoso se detenga.
  • Reportar a los adultos que se burlan del tamaño de un niño con comentarios negativos o lo acosan ante el supervisor o el jefe.

Qué no hacer

  • Burlarse del tamaño, el peso o la vestimenta propia o de alguien más.
  • Hablar sobre las opciones de alimentos o de lo que come otra persona.
  • Degradar su propio cuerpo u opciones de alimentos con otros.
  • No centrarse en las apariencias de las celebridades. Recuerde: ¡las fotografías en las revistas y en los medios sociales casi siempre están retocadas!

En el sitio web de la Asociación Nacional de Trastornos Alimenticios podrá encontrar más información sobre el acoso y los trastornos alimenticios.

Los recursos adicionales incluyen los blog de StopBullying.gov "Trastorno de Apetito Desenfrenado" y "Acoso e imagen corporal"

* "Peso elevado" se refiere a las personas con cuerpos muchas veces mencionados como "con sobrepeso" u "obesos".

Publicación anteriorEl acoso trae consecuencias negativas para todos los involucrados
Próxima publicación¡Ser defensor ante situaciones de acoso es cada vez más fácil!