Jóvenes vinculados al ejército y el acoso

Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

Jóvenes vinculados al ejército y el acoso

De acuerdo con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, en 2017 hubo 1.6 millones de niños y jóvenes cuyos padres están en servicio militar activo, en la Guardia Nacional y en las fuerzas de Reserva. Los niños y jóvenes vinculados al ejército enfrentan desafíos únicos que pueden impactar en su riesgo de sufrir acoso. Por ejemplo, pueden experimentar factores estresantes relacionados con las demandas de la vida militar y el despliegue de sus padres, como cambios en los roles y las responsabilidades familiares, mayor responsabilidad en casa, separación de los padres, estrés financiero, preocupación por la seguridad del padre en servicio y traumas de guerra. Un estudio demostró que dos o más despliegues parentales fue un indicador de síntomas depresivos y pensamientos suicidas en cuanto a los jóvenes de familias militares. En general, los alumnos ansiosos, deprimidos y socialmente aislados tienen mayor riesgo de sufrir acoso.

Mudanzas frecuentes y desafíos con la conectividad

Muchas familias militares se mudan con frecuencia debido a los cambios en sus misiones. Además del estrés de las mudanzas, pueden experimentar cambios en los roles y responsabilidades familiares debido al despliegue. Según un artículo de opciones y rendimiento educativo de los distritos escolares vinculados al ejército (es necesario cerrar el descargo de responsabilidad), los niños y jóvenes de familias militares experimentarán nueve transiciones escolares durante los grados K-12. Las mudanzas frecuentes pueden impactar en el currículo y la conectividad con los compañeros, las relaciones con otros adultos que son modelos a seguir, como los profesores y personal de la escuela, y la participación en la comunidad y otras actividades. Además de instalarse en una casa nueva, deben adaptarse a diferentes entornos escolares, políticas, compañeros y profesores, como así también a entornos comunitarios y culturas desconocidas. Para ellos, puede ser difícil adaptarse a otro entorno desconocido y establecer conexiones cuando también sienten la pérdida de un hogar y la comunidad que dejaron atrás. La conectividad con adultos prosociales y atentos y otras actividades puede ayudar a prevenir el acoso y otras formas de violencia juvenil.

Un padre en despliegue

La ansiedad y el estrés son factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir acoso. Otro estudio (es necesario cerrar el descargo de responsabilidad) demostró aumentos importantes en el estrés de los niños y jóvenes cuyos padres estuvieron o están desplegados. Un niño puede sentirse preocupado, ansioso y vulnerable. Los adolescentes y adultos jóvenes pueden experimentar mayores niveles de estrés que sus hermanos más pequeños porque suelen asumir más responsabilidades en casa y tienen mayor consciencia de los posibles peligros del despliegue. Sus padres en despliegue pueden estar en combate, en peligro, heridos y, a veces, pueden enfrentar la muerte. En algunos casos, los padres en despliegue no pueden mantener comunicaciones habituales con su familia y esto puede generar más tensión para todos.
Los niños y jóvenes necesitan más apoyo cuando sus padres están en despliegue. A veces, ese apoyo puede provenir del padre en despliegue a través de llamadas telefónicas, emails y videollamadas. Otros apoyos pueden ayudar a llenar ese vacío. Los adultos atentes, como los profesores, vecinos, líderes religiosos, mentores, entrenadores y consejeros, pueden brindar apoyo y aliento. Pueden ponerse en contacto con ellos regularmente y preguntarles por sus amistades para ayudar a revelar signos de aislamiento o situaciones de acoso. Los consejeros pueden brindar herramientas y derivaciones para el control del estrés, como grupos de apoyo, asesoramiento, aplicaciones y recursos específicos para militares. También pueden desarrollar estrategias para prevenir o abordar el acoso.

Crear una escuela respetuosa con el ejército

Algunos jóvenes vinculados al ejército asisten a escuelas en la base, pero muchos otros asisten a otras escuelas, incluso aquellos con padres en servicio militar activo o en la Guardia o las Reservas Nacionales. Un entorno escolar solidario y compasivo puede ayudar a proteger del acoso a los jóvenes vinculados al ejército y a tener efectos positivos en su bienestar. Los primeros meses posteriores al ingreso en una escuela nueva y en una comunidad son un momento importante para los alumnos. Los profesores y demás personal de la escuela dbeen ser conscientes de los factores estresantes únicos y los desafíos que enfrentan los jóvenes vinculados al ejército para que puedan brindarles apoyo y prevención en el lugar. Ellos pueden:

  • Crear buenas relaciones con los nuevos alumnos o utilizar a líderes en el alumnado para conectar a los nuevos en actividades o grupos escolares.
  • Brindar apoyo emocional y aliento a los jóvenes vinculados al ejército para ayudarlos a involucrarse y conectarse en su nueva escuela y comunidad. Esto incluye a consejeros, mentores, funcionarios encargados de los recursos de la escuela y líderes religiosos.
  • Alentar a las organizaciones de padres-profesores y padres voluntarios a recibir a las nuevas familias militares en la escuela y conectarlos con la comunidad y actividades escolares.
  • Hacer que los consejeros escolares y los trabajadores sociales se reúnan con los padres militares a su llegada para conocer sus desafíos específicos y ayudarlos a acceder a la escuela, la comunidad y recursos para el servicio militar.
  • Realizar actividades escolares que fomenten la pertenencia, como asembleas, clubes, proyectos grupales y actividades extracurriculares donde haya relaciones con sus compañeros.
  • Implementar estrategias de intervención y prevención del acoso basadas en evidencia arraigadas en la política escolar, para que todos comprendan qué es el acoso y cómo puede tratarse.
  • Identificar los síntomas del estrés en los jóvenes vinculados al ejército y trabajar con los padres para brindar servicios escolares, comunitarios y de apoyo militar.
  • Trabajar con los padres para conectar a los jóvenes vinculados al ejército con programas militares para las familias y los jóvenes.

Recursos para familias vinculadas al ejército y educadores

Última modificación del contenido el 07 de noviembre de 2019