Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

Importancia de las leyes antiacoso

Comprender las leyes y políticas antiacoso

Uno de los objetivos de cualquier educador, padre y alumno es prevenir que ocurra el acoso. Las leyes antiacoso son una estrategia de prevención que pueden cambiar las normas sociales. Cuando los investigadores en los Estados Unidos comenzaron a estudiar el acoso a principios del siglo 1990, había solo unas pocas leyes y políticas antiacoso. Ahora, todos los estados y la mayoría de las mancomunidades y territorios de los EE. UU. tienen una ley o política sobre el acoso. Si bien no existe una política federal específica sobre el acoso, otras leyes federales ofrecen cierta protección.

Resumen de la investigación Importancia de las leyes antiacoso

Los derechos civiles y las leyes antidiscriminación existen para proteger a ciertos grupos de personas que han experimentado hostigamiento y discriminación (p. ej., minorías religiosas, mujeres, personas LGBT, minorías étnicas). Además, la Ley de Educación para Personas con Discapacidad (IEA, siglas en inglés) brindan ciertos apoyos para alumnos cuando el acoso interfiere en la capacidad de recibir educación pública gratuita y apropiada. Las escuelas pueden violar estas leyes federales cuando el acoso se basa en el sexo, la etnia, la raza o la orientación sexual. Si bien es importante que los estados cuenten con leyes y políticas sobre el acoso para ayudar a guiar a las escuelas, varía en gran medida el alcance de estas leyes y políticas. Además, algunos estudios de investigación abordan mejores prácticas en la implementación de estas leyes y políticas, como así también el impacto de la prevalencia del acoso.

Desarrollo de leyes y políticas antiacoso

La Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación de EE. UU. emitió una "Carta a colegas" en el año 2010 que destaca las leyes federales relacionadas con el acoso y analiza las responsabilidades de las escuelas a la hora de responder de forma efectiva ante el acoso. El Departamento de Educación de EE. UU. también identificó 11 principios guía recomendados que pueden utilizar las escuelas para desarrollar una política exhaustiva para apoyar un entorno antiacoso. Los componentes son:

  • Declaración del objetivo
  • Alcance de la política
  • Definición de acoso
  • Especificación de las clases protegidas que han sufrido acoso históricamente
  • Implementación de políticas de un área de educación local (LEA, siglas en inglés)
  • Componentes esenciales de las LEA
  • Compromiso para revisar regularmente la política
  • Plan de comunicación para notificar a padres, alumnos y personal sobre el acoso
  • Capacitación y educación para alumnos, personal y padres
  • Plan para control y recopilación de datos
  • Declaración de que la política no prohíbe que las víctimas y sus familias busquen otras soluciones legales

Las investigaciones han demostrado que tres componentes específicos de las leyes antiacoso disminuyeron en 20 por ciento las probabilidades de que un niño fuera acosado. Específicamente, estas leyes antiacoso contenían:

  • una declaración sobre el alcance,
  • una descripción clara del comportamiento prohibido y
  • un requisito para que los distritos escolares desarrollen, implementen y controlen las políticas locales. (Ver política de Ohio como ejemplo).

Implementación de políticas y leyes antiacoso

El titular a cargo de los departamentos estatales de educación y las legislaturas estatales debe ofrecer liderazgo y guía a las escuelas sobre las políticas y leyes antiacoso. Idealmente, las agencias de educación estatal, las legislaturas estatales y las investigaciones se beneficiarán con la convocatoria de grupos de trabajo anuales para desarrollar, implementar y controlar las leyes y políticas antiacoso.

Cuando las escuelas no cumplen con las leyes federales y estatales, el sistema escolar se encuentra en riesgo de litigio. Las demandas son costosas, llevan tiempo y, por lo general, no generan resultados positivos para los demandantes (es decir, las víctimas); tampoco son una solución efectiva para el acoso. Los investigadores evaluaron más de 20 años de casos y encontraron que las decisiones de la corte fallaban a favor de los demandantes en tan solo un 2 por ciento de las demandas.

Necesidad de mayor investigación sobre el impacto de las leyes y políticas antiacoso

Las leyes y políticas efectivas son el primer paso para ofrecer una guía para que investigadores, educadores y legisladores trabajen juntos en la creación de entornos escolares positivos. Las pruebas emergentes indican que las leyes y políticas antiacoso pueden ser efectivas para reducir el acoso entre los jóvenes en edad escolar. La investigación es clara en cuanto a que las políticas de "tolerancia cero" no son efectivas para reducir el acoso. Se necesita más información para evaluar qué políticas y leyes son efectivas para reducir el acoso. Los estudios que utilizan análisis de series temporales pueden evaluar la relación de las leyes y políticas sobre las conductas de acoso con el tiempo. Los diseños de investigación con métodos combinados también agregan un elemento cualitativo importante para comprender un problema social complejo como lo es el acoso. Mientras se realizan más estudios de investigación, evaluaciones de programas y análisis de políticas, los educadores y organizaciones orientadas a los jóvenes estarán mejor posicionadas para prevenir el acoso y para abordarlo de forma efectiva cuando ocurra.

Última revisión del contenido el 27 de julio de 2018