Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

Habilidades de ciudadanía digital

Enseñe habilidades de ciudadanía digital para prevenir el ciberacoso

Los espectadores son fundamentales para la prevención y la intervención ante el acoso La ciudadanía digital es un comportamiento responsable y apropiado cuando se usa tecnología. Incluye redes sociales, sitios web, foros en línea, comunidades, comentarios, y en aplicaciones y otras funciones de dispositivos. Enseñar habilidades de ciudadanía digital a los niños y adolescentes puede ayudar a prevenir el ciberacoso y sus efectos negativos. Cuando los niños aprenden comportamientos positivos en línea, las redes sociales se pueden utilizar de maneras productivas.

Los adolescentes suelen ser los primeros en utilizar las nuevas redes sociales y tecnología digital. Las investigaciones demuestran que el 95 % de los jóvenes estadounidenses de 12 a 17 años utilizan Internet.1 Entre los adolescentes estadounidenses que utilizan las redes sociales, el 88 % es testigo de comportamientos crueles o maliciosos, el 67 % observa a otros unirse a esos comportamientos negativos y el 21 % admite haberse unido al menos una vez en algún momento.1 Los padres son las primeras personas a las que acuden los adolescentes para obtener consejos sobre el uso responsable de Internet. Y los padres pueden controlar lo que sus hijos hacen en línea de diferentes maneras. Los profesores son la segunda fuente de información para los adolescentes.1 Tanto padres como profesores desempeñan un papel importante en la enseñanza de habilidades de ciudadanía digital, que incluye la seguridad digital y la etiqueta digital2, para los niños y adolescentes.

Descargar PDF

Seguridad digital

La seguridad digital involucra identificar y tomar medidas para protegerse contra los posibles riesgos al utilizar dispositivos, aplicaciones e Internet. Compartir información personal en línea puede poner a los niños y adolescentes en riesgo para el uso indebido de la información personal, el ciberacoso y la exposición a contenido perjudicial que puede contener violencia, suicidio, racismo y material para adultos. Es posible que los adolescentes no quieran o no pretendan acceder o publicar contenido inapropiado en línea. Sin embargo, el 44 % indicó haber dado una edad falsa para acceder a un sitio web o para inscribirse en una cuenta en línea.1 El conocimiento y la participación de los padres para intervenir en las actividades en línea de los adolescentes influye en el comportamiento adecuado y responsable de los adolescentes cuando utilizan las tecnologías digitales.3

Para reducir los riesgos, los padres pueden ayudar a sus hijos a establecer los controles de privacidad en sus dispositivos y cuentas para garantizar que el contenido no se comparta con el público. Los padres deben analizar los tipos de contenido e información que sean seguros o aceptables para compartir, publicar o ver en línea. Es importante fomentar el diálogo abierto en el que los jóvenes se sientan cómodos para compartir sus experiencias cibernéticas con sus cuidadores y otros adultos que los apoyen. Otras tácticas que pueden implementar los padres para garantizar la seguridad de sus hijos en línea incluyen:

  • Seguir las cuentas de las redes sociales de su hijo.4
  • Comprobar los sitios web que visitó su hijo.4
  • Saber las contraseñas del email, las cuentas de redes sociales y los teléfonos móviles de su hijo.4
  • Buscar la información de su hijo que esté disponible en línea.1

Etiqueta digital

La etiqueta digital se refiere a la conducta de una persona en línea y a su uso de la tecnología. La naturaleza virtual de las redes sociales y la privacidad al utilizar los dispositivos personales pueden alentar a las personas a decir o hacer cosas en el ciberespacio que no harían en persona. El comportamiento adecuado en las interacciones digitales debería seguir las mismas pautas sociales que las interacciones en persona.5 La etiqueta digital también se extiende al comportamiento más allá de la pantalla: la forma y el momento en que las personas utilizan sus dispositivos en otros entornos sociales.5 Enseñar buenas habilidades de etiqueta digital abarca:

Los espectadores son fundamentales para la prevención y la intervención ante el acoso
  • Hablar sobre qué hacer cuando los niños o adolescentes son testigos del ciberacoso o de contenido ofensivo.4
  • Analizar el contenido apropiado que los niños o adolescentes pueden compartir, ver o al que pueden acceder en línea.4
  • Revisar el comportamiento adecuado hacia otros en línea4 para que las interacciones en línea sigan las mismas pautas sociales que las interacciones en persona.5
  • Ser arquetipos y analizar el comportamiento respetuoso y tolerante hacia los demás, lo que incluye no publicar contenido hiriente, malicioso, vengativo o irrespetuoso.4
  • Ser arquetipos del uso adecuado de los dispositivos, lo que incluye la cantidad de tiempo que se pasa con los dispositivos y su uso frente a otras personas.5
  • Analizar los lugares donde no deberían utilizarse los dispositivos, como los baños o vestuarios.
  • Hablar sobre la permanencia del contenido publicado en línea, cómo afecta a la reputación en Internet y las consecuencias negativas que puede tener con las solicitudes laborales o universitarias.
  • Establecer límites para el uso de los dispositivos según la edad.5

Los adultos deben enseñar habilidades de ciudadanía digital para consolidar a los niños y adolescentes que, cuando emiten comentarios en Internet, deben elegir sus palabras con sabiduría y hablar con respeto y compasión. La mayoría de estas estrategias deben utilizarse, analizarse y actualizarse continuamente para abordar las necesidades sociales cambiantes de los niños y adolescentes cuando crecen y con el surgimiento de nuevas tecnologías. Al ser un arquetipo de una ciudadanía digital correcta y ofrecer una guía continua sobre la seguridad y la etiqueta digital, los padres, profesores y otros cuidadores pueden ayudar a prevenir el comportamiento nocivo, incluyendo el ciberacoso.

  1. Lenhart, A., Madden, M., Rainie, L., Smith, A., Purcell, K., Zickuhr, K. (2011) Adolescentes, amabilidad y crueldad en los sitios de redes sociales, Pew Research Center
  2. Jones, L., Mitchell, K. (2016). Definición y medición de la ciudadanía digital entre los jóvenes. New Media & Society 2016, Vol. 18(9) 2063-2079. doi: 10.1177/1461444815577797
  3. Wang, X. y Xing, W. (2018). Explorar la influencia de la participación parental y el estatus socioeconómico sobre la ciudadanía digital de los adolescentes: un enfoque de arquetipos. Educational Technology & Society, 21 (1), 186-199.
  4. Anderson, M. (2016). Padres, adolescentes y control digital, Pew Research Center
  5. Brown, A., Flinn, S., Hill, D., Jana, L., Shifrin, D. (2015). Academia Estadounidense de Pediatría, crecimiento digital: simposio de investigación sobre medios.
Limitaciones de investigación y fuentes

Este informe incluye las investigaciones más actualizadas sobre el acoso; sin embargo, es importante destacar que esta investigación presenta algunas limitaciones importantes. La mayor parte de la investigación es transversal, lo que significa que tuvo lugar en un momento determinado. Este tipo de investigación nos demuestra los aspectos relacionados entre sí en ese momento, pero no nos puede indicar qué ocurrió primero o si alguno de estos aspectos fue consecuencia de otro.

Otra limitación es que muchos de estos estudios utilizan los informes propios para identificar quién es el acosador y quién la víctima y para capturar los síntomas o las experiencias. Si bien el uso de los informes propios es común en la investigación sobre el acoso, puede resultar en prejuicios o errores. Los participantes del estudio deben brindar la información de forma precisa, y es posible que algunos niños no quieran admitir a otros que han sido acosados o han acosado a otros.

Última revisión del contenido el 24 de octubre de 2018