Los recursos de investigación ofrecen hojas de datos, resúmenes de investigaciones e infografías

Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

El acoso y los pediatras

Padres y proveedores: asociarse con proveedores de atención médica para responder ante el acoso

El acoso es una preocupación persistente de salud pública entre los jóvenes de los Estados Unidos. En 2015, aproximadamente 1 de cada 5 alumnos de 12 a 18 manifestaron ser acosados en la escuela durante el año escolar, lo que se traduce en millones de jóvenes siendo impactados en el país. Dado que el acoso es una forma de comportamiento agresivo, puede ser traumatizante y afectar de forma negativa al desarrollo, el funcionamiento social, el rendimiento escolar y la salud física y mental de un niño. Los niños que acosan a otros suelen meterse en problemas, incluso en peleas físicas, en la escuela.

Efectos del acoso y el ciberacoso en los niños

Hoja de datos El acoso y los pediatras

Síntomas comunes que desencadena el acoso
  • Dificultad para conciliar el sueño o mantenerse dormido
  • Dolor o molestias estomacales
  • Dolores de cabeza
  • Palpitaciones cardíacas
  • Mareos
  • Enuresis nocturna
  • Los síntomas físicos no tienen una causa médica

El acoso suele ocurrir en persona o a través de los medios electrónicos, también conocido como ciberacoso. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades definen el acoso como:

Cualquier comportamiento agresivo y no deseado por parte de otra persona o un grupo de jóvenes que no son hermanos o parejas actuales y que involucra un desequilibrio de poder observado y percibido y se repite múltiples veces o es altamente probable que se repita. El acoso puede ocasionar daño o angustia en la víctima, tal y como daño físico, psicológico, social o educacional.

Si bien el acoso se ha visto como un rito de iniciación en el pasado, ahora hay pruebas de que el acoso puede tener efectos negativos duraderos en la salud y el bienestar. El acoso también se reconoce como un factor de riesgo para el suicido, ahora la segunda causa de muerte entre los adolescentes. Por este motivo, la prevención del acoso es una de las prioridades para la educación y en otros lugares donde los niños y adolescentes suelen reunirse, como en comunidades religiosas, campamentos de verano, programas atléticos y extracurriculares, como así también para la atención médica.

Si bien cualquier niño puede experimentar acoso, algunos tienen mayor riesgo de sufrirlo. Esto incluye a niños y adolescentes que están socialmente aislados, que tienen sobrepeso o bajo peso o que viven con una discapacidad, entre otros factores de riesgo. Cualquier factor que genere que los niños o adolescentes sean percibidos como diferentes a sus compañeros podría ponerlos en mayor riesgo de ser acosados.

El importante rol de los proveedores de atención médica

Los proveedores de atención médica pueden ser aliados importantes para determinar si un niño es acosado o por qué puede haber surgido su conducta de acoso. Los proveedores de atención médica, como los pediatras, enfermeras y asistentes médicos, pueden alertar a los padres de los signos: que el acoso puede ser continuo, que el niño podría estar deprimido y si afecta a su salud y otros aspectos de su vida. Pueden ofrecer derivaciones de apoyo para abordar las preocupaciones de salud y salud mental.

Los padres suelen ser los primeros en darse cuenta de algunos cambios sutiles que ocurren con los niños o adolescentes que se ven afectados por el acoso. Es posible que su hijo hable menos. Puede aislarse de sus amigos. Es posible que tenga problemas para dormir o en lo académico. Es posible que no quiera ir a la escuela para evitar un mayor tormento del niño que lo está acosando. Notar los cambios en el comportamiento puede abrir nuevos espacios para la conversación, un primer paso importante para la intervención.

Tres medidas que pueden tomar los proveedores de atención médica para prevenir
y proteger a los niños del acoso
  1. Reconocimiento (notar cambios)
  2. Evaluación (hacer preguntas)
  3. Derivación (intervenciones apropiadas)

Por supuesto, a veces los padres no saben que un niño o adolescente está experimentando acoso. Si un padre sugiere que su hijo puede estar deprimido o luchando contra algo, el proveedor de atención médica puede tener esa conversación importante que podría revelar lo que ocurre o si se encuentra en una situación de acoso.

Si se sospecha de un caso de acoso, el proveedor de atención médica puede preguntarle al niño o adolescente sobre la escuela, sus amigos y qué actividades hacen juntos, si el acoso ocurre en la escuela y con qué profesor o adulto podría hablar si existiera un problema. Estas preguntas pueden desencadenar una discusión más profunda para determinar lo que sería más útil.

Ha habido una tendencia de integrar la salud conductual en la atención médica primaria, incluso en pediatría. Por ello, cuando se identifica el acoso, a veces un consejero de salud conductual está disponible para ayudar de inmediato. De no ser así, el proveedor puede hacer derivaciones a los servicios apropiados en la comunidad.

Lo más importante para los padres es recordar que, si notan un cambio en la conducta de su hijo o tienen preocupaciones sobre el acoso, deben buscar ayuda; los proveedores de atención médica son recursos valiosos que pueden proporcionar alivio, sanación e intervención de forma efectiva.

Descargar PDF

Limitaciones de investigación y fuentes

La información abordada en esta hoja de datos se basa en un análisis exhaustivo de la investigación sobre acoso presentada en el informe de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina titulado Prevenir el acoso a través de la ciencia, la política y la práctica.

Este informe incluye los resultados de las investigaciones más actuales sobre el acoso, pero es importante destacar que que tiene algunas limitaciones importantes. La mayor parte de la investigación es transversal, lo que significa que tuvo lugar en un momento determinado. Este tipo de investigación nos demuestra los aspectos relacionados entre sí en ese momento, pero no nos puede indicar qué ocurrió primero o si alguno de estos aspectos fue consecuencia de otro.

Última revisión del contenido el 30 de julio de 2018