Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

El acoso como una experiencia adversa durante la infancia (ACE)

El acoso como una experiencia adversa durante la infancia (ACE)

La ACE, o experiencia adversa durante la infancia, es un evento potencialmente traumático que puede tener efectos negativos duraderos en una persona. Para los niños y jóvenes en situaciones de abuso repetido y prolongado, como el acoso y el ciberacoso, el impacto puede afectar a su desarrollo, a la manera en que interactúan con otros y cómo se desempeñan en la escuela. También puede afectar a la salud física y mental.

Las ACE y la salud

Hoja de datos El acoso como una experiencia adversa durante la infancia (ACE)

El estudio de las Experiencias adversas durante la infancia, o estudio ACE, le pedía a las personas que completen una encuesta confidencial durante su examen físico de rutina. El cuestionario preguntaba sobre las experiencias en la infancia y su salud y comportamiento actuales. El estudio evaluaba los efectos de las experiencias de un niño durante toda la vida. El estudio demostró que las personas que tuvieron múltiples ACE tenían, en promedio, mucho mayor riesgo de sufrir enfermedades de salud graves y una menor expectativa de vida, a veces durante décadas. Esto se puede deber a que lidiaban con los comportamientos para aliviar el dolor emocional, como el abuso de sustancias o las autolesiones, que pueden comprometer la salud. Debido a la naturaleza repetitiva del acoso, las víctimas de acoso pueden experimentarlo como una ACE. También sabemos que el acoso puede generar ansiedad, depresión u otras preocupaciones de salud mental que se pueden tratar con medicamentos, incluso cuando estos medicamentos también pueden afectar la salud general o causar otros síntomas o efectos secundarios.

El acoso como una experiencia adversa durante la infancia (ACE)

Un niño que es acosado puede experimentar efectos negativos en la salud mental: pueden tener sentimientos de tristeza, soledad y aislamiento. La salud física también se puede ver afectada: alteraciones del sueño, enfermedad cardíaca, trastornos alimenticios y otras enfermedades que pueden durar hasta la adultez. Puede empeorar el desempeño académico y la participación, y algunos pueden contraatacar con violencia. El acoso también es un factor de riesgo para el suicidio juvenil. La violencia es una ACE desde cualquier perspectiva. Los niños y jóvenes que acosan tienen mayor prevalencia de peleas violentas, vandalismo y actividad criminal. Además, las personas que son testigos de situaciones de acoso pueden experimentarlo como una ACE. Los testigos del acoso tienen mayor índice de abuso de tabaco, alcohol y drogas. La exposición a la violencia física y emocional puede generar miles de consecuencias negativas en la salud física y mental. El ciberacoso causa mayores heridas y estrés debido a su naturaleza inmediata, indefinida, viral y permanente. Las heridas emocionales pueden afectar cómo los niños ven el mundo, cómo se relacionan con las personas y dónde se sienten seguros y comprendidos.

Abordar las ACE y prevenir el acoso

Los efectos del trauma son acumulativos y pueden afectar la salud durante toda la vida. Algunas estrategias para abordar las ACE y prevenir el acoso que se utilizan en las escuelas y otros programas también se pueden aplicar en el área de salud pública:

Escuelas comprensivas con los traumas: este enfoque garantiza que todo el personal de las escuelas, desde el director hasta el conserje, comprenda la naturaleza y el impacto del trauma. El comportamiento de un alumno puede ser una señal de que ha estado expuesto a un trauma. Este enfoque reconoce le trauma, responde con compasión e intervención e evita ciertas respuestas que generen más daño (como el aislamiento y la suspensión). Las entidades de salud pública pueden utilizar este enfoque con su personal.

Aprendizaje social y emocional: el aprendizaje social y emocional, o SEL, enseña a los niños en una edad temprana cómo nombrar y reconocer sus sentimientos y formar habilidades para manejar las emociones. Este enfoque brinda a los niños la oportunidad de trabajar en conjunto, comprenderse los unos a los otros, asumir responsabilidades y resolver las disputas de manera pacífica. Al comprenderse los unos a los otros, los niños son menos propensos a acosar o actuar de manera desagradable con los demás. Si ocurre el acoso, los enfoques de SEL pueden ser útiles para darle un nombre a lo que ocurre, identificar los sentimientos detrás de las acciones y resolverlo. Los proveedores de atención médica pueden infundir estas habilidades cuando interactúan con los niños.

Concientización: muchas escuelas experimentan los beneficios de educar a los niños sobre la concientización (la capacidad de ser conscientes de los pensamientos, las emociones y las conductas). La concientización suele estar orientada y guiada por los profesores. La concientización puede ser una habilidad útil para los alumnos que sean propensos a comportarse mal o que han acosado en el pasado, donde pueden identificar los sentimientos antes de actuar en base a ellos. Las agencias de salud pública pueden ofrecer recursos sobre la concientización para niños y sus familias.

Debates grupales: este enfoque se utiliza para realizar un debate abierto, fomentar la comprensión y lograr justicia cuando hay disturbios. Los debates grupales se desarrollaron como una forma de cambiar el castigo por un enfoque más colaborativo para responder a la pregunta: ¿qué podemos hacer para enderezar la situación? Guiados por preguntas de desarrollo comunitario, se les pide a todos los niños y jóvenes de la clase o grupo que participen, pero pueden rechazarlo si no desean hacerlo. Si ocurre el acoso, los debates grupales pueden hacer que el grupo de centre en acciones saludables, colaborativas y serviciales.

Justicia restaurativa: los programas de Justicia restaurativa se centran en restaurar las relaciones y repararlas. Las escuelas también están utilizando la justicia restaurativa como una manera de juntar todas las partes para reparar el daño hecho. Al igual que los debates grupales, la justicia restaurativa cambia el castigo individual por el aprendizaje comunitario. Este enfoque puede ayudar a los niños y jóvenes a comprender el acoso desde la perspectiva de la persona acosada, la persona acosadora y el testigo. Los programas de Justicia restaurativa son liderados por adultos que han realizado una capacitación profesional importante y no son una forma de mediación entre compañeros. No se recomiendan la mediación entre compañeros y la resolución de conflictos para lidiar con el acoso.

Si bien muchas de estas iniciativas tienen lugar en las escuelas, pueden realizarse en otros lugares donde se reúnen niños y jóvenes. Las medidas para ayudar a los niños y jóvenes a sanar, comprender y trabajar en conjunto deben realizarse a través de las colaboraciones del Estado y la comunidad, yendo más allá de la educación a programas extracurriculares, actividades deportivas, campamentos de verano y plataformas de redes sociales.

El estudio ACE es solo uno de los muchos ejemplos que remarcan la importancia de la prevención y la acción. El acoso puede ser una ACE para los niños y puede tener efectos de larga duración. La colaboración del estado y la comunidad es muy importante para la salud y el futuro de los niños. Al crear empatía, habilidades sociales y emocionales y comunidades informadas sobre los traumas, el acoso se puede identificar y abordar de inmediato. Las prácticas preventivas deberían disminuir la frecuencia del acoso y otorgarle a los niños y jóvenes capacidades que pueden utilizar durante toda su vida.

Descargar PDF

Limitaciones de investigación y fuentes

La información abordada en esta hoja de datos se basa en un análisis exhaustivo de la investigación sobre acoso presentada en el informe de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina titulado Prevenir el acoso a través de la ciencia, la política y la práctica.

Este informe incluye los resultados de las investigaciones más actuales sobre el acoso, pero es importante destacar que que tiene algunas limitaciones importantes. La mayor parte de la investigación es transversal, lo que significa que tuvo lugar en un momento determinado. Este tipo de investigación nos demuestra los aspectos relacionados entre sí en ese momento, pero no nos puede indicar qué ocurrió primero o si alguno de estos aspectos fue consecuencia de otro.

Última revisión del contenido el 27 de julio de 2018