Encuentre hojas de datos, resúmenes de investigaciones e infografías en Recursos de investigación

Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

Consecuencias del acoso

Las consecuencias del acoso

Es importante que los padres y las personas que trabajan con niños y adolescentes comprendan que el acoso puede tener efectos a corto y largo plazo en las personas involucradas. Si bien la mayoría de las investigaciones sobre el acoso tratan sobre los niños y adolescentes que han sido acosados, el acoso también tiene un impacto en los acosadores, como así también en aquellos que son acosadores y acosan, e incluso en aquellos que no participan directamente pero son testigos del acoso.

Niños que han sido acosados

Las investigaciones han demostrado que los niños y adolescentes que han sido acosados pueden experimentar efectos psicológicos, físicos y académicos negativos.

Efectos psicológicos

Hoja de datos Consecuencias del acoso

Los efectos psicológicos del acoso incluyen depresión, ansiedad, baja autoestima, comportamiento autodestructivos (en especial para las niñas), abuso y dependencia de alcohol y drogas, agresión y participación en crímenes o violencia (en especial para los niños). Si bien el acoso puede generar problemas de salud mental para cualquier niño, aquellos que ya los padecen son más propensos a ser acosados o a experimentar sus efectos negativos.

El ciberacoso (acoso que ocurre a través de computadores o dispositivos móviles) también se ha relacionado con los problemas de salud mental. En comparación con los pares que no sufrieron ciberacoso, los niños que sí lo experimentaron manifiestan mayores niveles de depresión y pensamientos suicidas, como así también mayor angustia emocional, hostilidad y delincuencia.

Efectos físicos

Acoso y suicidio

El acoso es un factor de riesgo para la depresión y los pensamientos suicidas. Los niños que acosan a otros, son acosados o ambos son más propensos a pensar sobre o intentar suicidarse en comparación con aquellos que no participan del acoso en absoluto.

Los efectos físicos del acoso pueden ser notorios e inmediatos, como las lesiones provenientes de un ataque físico. Sin embargo, el estrés continuo y el trauma de ser acosado también puede generar problemas físicos con el tiempo. Un niño que es acosado podría desarrollar trastornos del suelo (como dificultar para conciliar el sueño o mantenerse dormido), dolores estomacales, cefaleas, palpitaciones cardíacas, mareos, enuresis nocturna y dolor crónico o somatización (es decir, un trastorno de síntomas físicos angustiantes que no tiene una explicación médica).

Ser víctima de acoso también aumenta los niveles de cortisol (una hormona del estrés) en el cuerpo, lo que generalmente ocurre tras un evento estresante. El estrés generado por el acoso puede impactar al sistema inmunitario y las hormonas. Los estudios de imágenes médicas demuestran que la actividad y el funcionamiento cerebral se puede ver afectado por el acoso, lo que ayuda a explicar el comportamiento de los niños que son acosados.

Efectos académicos

Las investigaciones han demostrado consistentemente que el acoso puede tener un impacto negativo en el desempeño escolar de los niños y adolescentes. Tiene un impacto negativo en las notas y en los puntajes en pruebas estandarizadas que comienzan desde el jardín de infantes y continúan durante la escuela secundaria.

Niños que acosan y aquellos que son testigos del acoso

Se han realizado pocas investigaciones para comprender los efectos del acoso en los niños que acosan y en aquellos que son testigos de ello (p. ej., testigos). Se necesita más investigación para entender las consecuencias del acoso en las personas que acosan a otras y, en particular, para comprender las diferencias entre aquellos que suelen ser agresivos y aquellos que acosan a otros.

Los estudios en niños que son testigos del acoso se suelen centrar en su rol en las situaciones de acoso (p. ej., si apoyaron al niño que acosaba o defendieron a la víctima) y por qué intervinieron o no. Si bien los estudios no suelen evaluar los efectos de la exposición al acoso por parte del testigo, algunas investigaciones han arrojado que los testigos del acoso experimentan ansiedad e inseguridad en base a sus propios miedos de sufrir represalias.

Niños que acosan y también son acosados

Los niños y adolescentes que acosan a otros y son acosados tienen mayor riesgo de sufrir consecuencias negativas en la salud física y mental, en comparación con aquellos que solo acosan o solo son acosados. Estos niños y adolescentes pueden experimentar una combinación de problemas psicológicos, una percepción negativa de ellos mismos o de los otros, pocas habilidades sociales, problemas de conducta y rechazo por parte de su grupo de pares.

En comparación con las personas no involucradas, se ha demostrado que aquellos que acosaron o fueron víctimas del acoso tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades mentales graves, mayor riesgo de pensamientos o intentos de suicidio y demostrar más niveles de agresión.

Conclusión

La exposición al acoso de cualquier forma (ser víctima, acosar a otros o ser testigo de una situación de acoso) tiene efectos negativos a largo plazo en los niños. El Suplemento de delitos escolares de la Escuesta nacional de víctimas del delito arrojó que, en 2015, cerca del 21 por ciento de los alumnos de 12 a 18 años manifestó ser víctima de acoso en la escuela durante el año escolar. Dada la prevalencia de los jóvenes expuestos al acoso en todo el país, es importante comprender las consecuencias del acoso en niños y adolescentes, cómo se relaciona con otros comportamientos violentos y los desafíos de salud mental para poder abordarlas de forma efectiva.

Descargar PDF

Limitaciones de investigación y fuentes

La información abordada en esta hoja de datos se basa en un análisis exhaustivo de la investigación sobre acoso presentada en el informe de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina titulado Prevenir el acoso a través de la ciencia, la política y la práctica.

Este informe incluye los resultados de las investigaciones más actuales sobre el acoso, pero es importante destacar que que tiene algunas limitaciones importantes. La mayor parte de la investigación es transversal, lo que significa que tuvo lugar en un momento determinado. Este tipo de investigación nos demuestra los aspectos relacionados entre sí en ese momento, pero no nos puede indicar qué ocurrió primero o si alguno de estos aspectos fue consecuencia de otro.

Última revisión del contenido el 30 de julio de 2018