Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

Cómo pueden protegerse los jóvenes del acoso

Comprensión

Los jóvenes suelen preguntar: "¿qué puedo hacer para detener el acoso?" y "¿cómo puedo protegerme de ser víctima del acoso?" Estas preguntas son difíciles de responder y, a veces, los padres, profesores y directores luchan para abordarlas 1. Los resultados de unos estudios recientes sobre estrategias nuevas e innovadoras pueden ayudar a los jóvenes a protegerse del acoso. Además de considerar el papel importante de los padres, educadores y adultos en la escuela, este resumen abarca factores de protección para prevenir el acoso y estrategias innovadoras para los jóvenes que pueden reducir la probabilidad de ser víctima del acoso.

Factores de protección

Resumen de la investigación Cómo pueden protegerse los jóvenes

Una de las mejores formas en que los jóvenes pueden protegerse contra el acoso es a través de amistades saludables y relaciones positivas con sus compañeros de clase2. Distintas investigaciones indican que tener una red de pares saludable protege contra el acoso y también ayuda a reducir los efectos negativos de ser acosado, tales como sentir depresión y ansiedad3. Además tener relaciones positivas con los pares también puede aumentar la probabilidad de que los espectadores den un paso adelante para intervenir y ayudar a detener el acoso cuando ocurra4.

Las investigaciones también demuestran que tener relaciones positivas con los profesores se asocia a un menor riesgo de ser acosado5 y que las relaciones hostiles entre profesores y alumnos se asocian a mayores niveles de acoso6. Por ello, es importante que los jóvenes busquen y mantengan relaciones saludables con sus pares y adultos para reducir la probabilidad de ser acosados.

Los jóvenes también pueden disminuir su exposición en entornos en los que suele ocurrir el acoso, como áreas de la escuela con poca supervisión de adultos o en las redes sociales, donde ocurre la comunicación negativa y dañina. En caso de que los jóvenes se encuentren en dichos entornos, deben tomar más precaución, como ir de una clase a otra con amigos o un colega que los apoye, y proteger su identidad en línea y la información que comparten de forma electrónica.

Estrategias nuevas e innovadoras

Si bien están surgiendo investigaciones sobre este tema, las iniciativas para desviar el acoso también pueden ser efectivas en algunas situaciones. Desviar es hacer algo para eliminar la capacidad de acosar y que el comportamiento sea menos efectivo. Por ejemplo, los jóvenes con sólidas habilidades sociales pueden utilizar le humor para desviar el acoso. Un estudio arrojó que utilizar el humor o "decir una broma" era una respuesta más efectiva ante el acoso que algunas de las respuestas más comunes, como pretender que no molesta, despersonalizar, tomar represalias, decirle al agresor que se detenga, apelar a la empatía del agresor, alejarse, contarle a un adulto en casa, contarle a un adulto en la escuela y contarle a un amigo7.

Estas son algunas maneras que pueden usar los jóvenes y que han demostrado ser efectivas en respuesta al acoso y al ciberacoso:

Estrategias específicas que pueden usar los jóvenes para lidiar con el acoso

  • Buscar ayuda de un adulto, amigo o compañero de clase cuando ocurre una situación potencialmente amenazante.
  • Ser firme (no ser agresivo, pelear o burlarse en respuesta) cuando sea posible.
  • Usar el humor para desviar una situación potencialmente amenazante.
  • Evitar los lugares no seguros o alejarse antes de que ocurra un encuentro con un posible acosador.
  • Aceptar o "hacer propio" un comentario despreciativo para calmar las aguas.
  • Caminar con amigos o un pequeño grupo de pares amistosos.
  • Usar autodeclaraciones positivas para mantener un autoestima alto durante un incidente.
  • Evitar perturbarse emocionalmente cuando ocurra el acoso, dado que esto puede alentar al acosador.

Estrategias que pueden usar los jóvenes para prevenir el ciberacoso8

  • Nunca aceptar las solicitudes de amistad o de conexión de personas desconocidas.
  • Utilizar el principio de "mamá": no publicar o compartir fotografías o películas que se compartirían con su madre, padre u otro cuidador importante.
  • Seguir el principio de "para siempre": asumir que todo lo que se publique en línea estará allí para siempre.
  • Seguir el principio de "no privacidad": asumir que todas las personas pueden acceder a su información en el ciberespacio.
  • Seguir el principio del "ex": ¿estaría bien si sus exnovios o exnovias tuvieran acceso al contenido que planea compartir?
  • Bloquear a las personas amenazantes o dudosas para evitar que vean su perfil o información personal.
  • No publicar comentarios provocadores o escandalosos en línea.
  • No responder o contraatacar ante incidentes de ciberacoso.
  • Cambiar las contraseñas de sitios y aplicaciones con frecuencia y borrar de inmediato los perfiles que hayan sido hackeados.
  • Evitar los sitios, redes y aplicaciones que tengan poca seguridad, ofrezcan acceso a información personal o alienten las interacciones entre extraños.
  • Asegurarse de que la información esté aprobada antes de publicarla o compartirla en las redes sociales.
  • Limitar la participación en redes sociales a unos pocos sitios conocidos.
  • Evitar unirse a sitios que no tengan las configuraciones de privacidad adecuadas.
  • Nunca participar en el sexting (compartir imágenes o mensajes que tengan contenido sexual privado).

 

  1. Yoon, J., Sulkowski, M. L. y Bauman, S. (2016). Respuestas de los profesores ante casos de acoso: efectos (versión en inglés)
  2. Hong, J. S. y Espelage, D. L. (2012). Un resumen de las investigaciones sobre el acoso y la victimización de pares en la escuela: un análisis del sistema ecológico (versión en inglés). Aggression and Violent Behavior, 17, 311-322. doi: 10.1016/j.avb.2012.03.003
  3. Salmivalli, C. (2010). Acoso y el grupo de pares: un análisis (versión en inglés). Aggression and Violent Behavior, 15, 112-120. doi: 10.1016/j.avb.2009.08.007
  4. Kärnä, A., Voeten, M., Poskiparta, E. y Salmivalli . (2010). Niños vulnerables en los distintos contextos escolares: el comportamiento de los testigos modera los efectos de los factores de riesgo sobre la victimización (versión en inglés). Merrill-Palmer Quarterly, 56, 261-282. doi: 10.1353/mpq.0.0052
  5. Yoon, J. S. y Barton, E. (2008). El papel de los profesores en la prevención del acoso y la violencia escolar (versión en inglés). In School violence and primary prevention (pp. 249-275). Springer New York.
  6. Lucas-Molina, B., Williamson, A. A., Pulido, R. y Pérez-Albéniz, A. (2015). Efectos de las relaciones entre profesores y alumnos en el hostigamiento entre pares: un estudio multinivel (versión en inglés). Psychology in the Schools, 52, 298-315. doi: 10.1002/pits.21822
Última revisión del contenido el 27 de julio de 2018