Aula con estudiantes más grandes

Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

Creación de un entorno seguro

Un entorno escolar seguro y comprensivo puede ayudar a prevenir el acoso. La seguridad comienza en el aula. Los estudiantes también deberían estar y sentirse seguros en toda la escuela: en el campus, la cafetería, la biblioteca, los baños, el autobús y el patio de juegos. Todos en la escuela pueden trabajar en conjunto para crear un entorno donde no se acepte el acoso.

Crear un entorno seguro y comprensivo

En términos generales, las escuelas pueden:

  • Establecer una cultura de inclusión y respeto que involucre a todos los estudiantes. Recompensar a los estudiantes cuando muestren tener consideración y respeto por los compañeros, los adultos y la escuela. El Centro de intervenciones del comportamiento positivas y asistencia técnica puede ayudar.
  • Asegurarse de que los estudiantes interactúen de una manera segura. Controlar los "lugares de mayor incidencia" del acoso en y alrededor del edificio. Los estudiantes pueden tener un mayor riesgo de acoso en los entornos donde hay poco o ningún control o supervisión por parte de un adulto como los baños, los patios de juego y la cafetería.
  • Utilizar la ayuda de todo el personal escolar. Todo el personal puede ayudar a controlar si hay algún caso de acoso. Ellos también pueden ayudar a establecer las pautas en la escuela. Los maestros, conductores de autobús, personal de la cafetería, personal de oficina, bibliotecarios, enfermeros escolares y otros ven e influyen en los estudiantes diariamente. Los mensajes llegan mejor a los niños cuando vienen de diferentes adultos que hablan acerca del respeto y la inclusión y lo muestran dando el ejemplo. Capacitar al personal escolar para prevenir el acoso.
  • Fijar pautas de respeto en el aula. Esto significa controlar la buena conducta del alumno en el aula. En las aulas donde hay un buen control existen menos probabilidades de problemas de acoso.

Manejar el aula para prevenir el acoso

Los maestros pueden considerar estas medidas para promover el respeto, las relaciones positivas y el orden que ayudan a prevenir el acoso en el aula.

  • Elaborar reglas de base.
    • Elaborar las reglas básicas con los estudiantes para que ellos desarrollen su propio entorno de respeto y responsabilidad.
    • Utilizar términos positivos como qué hacer en lugar de qué no hacer.
    • Brindar apoyo a las normas escolares.
  • Reforzar las normas.
    • Ser un modelo a seguir y cumplir las normas usted mismo. Mostrar respeto a los estudiantes y alentarlos a tener éxito.
    • Ser claro con lo que se espera de ellos. Realizar pedidos de manera simple, directa y específica.
    • Recompensar la buena conducta. Intentar destacar las buenas conductas de cuatro a cinco veces por cada crítica de una mala conducta.
    • Hacer comentarios de manera personalizada y no regañar a sus alumnos de manera pública.
    • Ayudar a los estudiantes a corregir su conducta. Ayudarlos a comprender que violar las normas tiene consecuencias: "Sé que es posible terminar con [acción negativa] y volver a [acción positiva]. Si desean continuar con esta conducta, entonces [consecuencia]".

Encuentros en clase

Las reuniones en clase les proporcionan un foro a los estudiantes para que hablen sobre los temas escolares más allá de los temas académicos. Estas reuniones pueden ayudar a que los maestros se mantengan informados acerca de lo que ocurre en la escuela y ayudar a que los estudiantes se sientan reconfortados y seguros.

Esas reuniones tienen mejores resultados en las aulas donde hay una cultura por el respeto ya establecida. Las reuniones en clase son por lo general breves y se realizan regularmente. Pueden llevarse a cabo en el aula principal de clases, salón principal o durante una reunión informativa.

  • Establezca reglas básicas. Los niños deben sentirse libres de hablar sobre los problemas sin miedo. Las reuniones en clases no son un momento para hablar sobre conflictos individuales o para chismes acerca de otros. Reforzar las reglas del aula existentes.
  • Inicie la conversación. Concéntrese en los temas específicos como el acoso o las conductas irrespetuosas. En las reuniones se pueden identificar y tratar problemas que afectan a todo el grupo.. Los relatos deben ser generales y llevar a soluciones que sirvan para fomentar confianza y el respeto entre los estudiantes. Utilice preguntas abiertas o indicadores como por ejemplo:
    • Compartir el ejemplo de un estudiante que ayudó a alguien en la escuela esta semana.
    • Sin dar nombres, compartir el ejemplo de alguien que hizo sentir mal a otro compañero.
    • ¿Qué hicieron los estudiantes que estaban cerca? ¿Qué hizo usted? ¿Quiere hacer algo diferente; por qué sí o por qué no?
    • Si pudiera describir la respuesta perfecta para la situación ¿cuál sería? ¿Cuán difícil o fácil sería hacerlo? ¿Por qué?
    • ¿Cómo pueden ayudar los adultos?
  • Finalice la reunión con un recordatorio de que todos comparten la responsabilidad de convertir la escuela en un ámbito positivo para el aprendizaje. Aliente a los niños a hablar con sus maestros u otros adultos de confianza si ven casos de acoso o están preocupados acerca de cómo tratan a alguien.
  • Haga seguimientos cuando sea necesario. Controle el lenguaje corporal y las reacciones de los alumnos. Si un tema parece estar afectando a un estudiante, haga un seguimiento de él o ella. Conozca cuáles recursos se encuentran disponibles para brindar apoyo a los estudiantes afectados por el acoso.
Última modificación del contenido el 08 de septiembre de 2017