Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

Cómo integrar la evaluación del acoso en las visitas de atención médica

Publicado en: Prevención
Etiquetas: Salud Comunidad

Las experiencias adversas durante la infancia, o ACE, son eventos potencialmente traumáticos que pueden tener efectos negativos y duraderos en una persona. Para los niños y jóvenes en situaciones de abuso repetido y prolongado, como el acoso y el ciberacoso, el impacto puede afectar a su desarrollo, a la manera en que interactúan con otros y cómo se desempeñan en la escuela. También puede afectar a la salud física y mental.

Cuando un niño o adolescente experimenta problemas sociales, emocionales, conductuales y físicos, los profesionales de atención médica pueden intentar descifrar si el acoso puede ser la causa. Un paciente puede ser la víctima de acoso, el acosador o un espectador. Para poder hablar con sus pacientes, los proveedores pueden conocer las señales de advertencia del acoso. Además, pueden realizar la capacitación de educación continua gratuita sobre la prevención del acoso. Hacer preguntas sobre las amistades, el uso de la tecnología, las redes sociales y videojuegos y las experiencias con el acoso pueden ayudar a los proveedores de atención médica a comprender las experiencias sociales de sus pacientes.

Los factores de protección que pueden evaluar los profesionales de atención médica durante un chequeo de rutina son la cordialidad y conexión con los padres y el cuidado que reciben de sus amigos y otros adultos que los apoyan. También es importante que los profesionales de la salud recuerden que los jóvenes con ciertas características tienen mayor probabilidad de ser acosados. Estos incluyen a jóvenes con discapacidades y necesidades de salud especiales. Dado que las diferencias percibidas suelen ser el foco de atención de los acosadores, los jóvenes LGBTQ y las minoridades étnicas o religiosas también tienen un algo riesgo de sufrir acoso.

Identificar y abordar el acoso con anticipación puede ayudar a prevenir problemas de salud física y mental a largo plazo. Las escuelas pueden colaborar con los proveedores de atención médica para capacitar al personal y a los alumnos sobre cómo prevenir y abordar el acoso. También pueden compartir información las leyes y políticas antiacoso en su estado.

StopBullying.gov cuenta con un centro de capacitación con recursos y guías de usuario para profesionales de salud y seguridadprofesionales de la salud mentalpadres y cuidadoresadministradores de escuelas.

Publicación anteriorLa prevención del acoso es una iniciativa de toda la comunidad
Próxima publicaciónSer un defensor está vinculado con el optimismo sobre el futuro