Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

Efectos del acoso en la salud mental

El acoso puede afectar gravemente a la salud mental y el bienestar de los niños y jóvenes. Los padres, profesores, entrenadores y otros adultos que atienden a jóvenes se encuentran en posiciones donde pueden notar los signos de daños mentales o conductas de acoso.

Las investigaciones sugieren que los niños y jóvenes que son víctimas de acoso con el tiempo son más propensos a experimentar depresión, ansiedad y baja autoestima en comparación con aquellos que no son acosados. Además, son más propensos a estar solos y evitar la escuela. Existen muchas maneras en que los padres y los adultos que atienden a los jóvenes pueden ayudar a prevenir o abordar el acoso.

El mismo estudio demostró que los niños y jóvenes que acosan a otros con el tiempo tienen mayor riesgo de desarrollar comportamientos antisociales intensos, tales como problemas en la escuela, abuso de sustancias y comportamiento agresivo. Los padres deberían prestar atención a las señales de advertencia de que sus hijos podrían estar involucrados en situaciones de acoso; estas señales podrían ser tener peleas físicas o verbales o culpar a otros de sus propios problemas.

Los espectadores del acoso también pueden experimentar efectos en la salud mental. El mismo estudio demostró que los alumnos que fueron testigos de situaciones de acoso en la escuela experimentaron mayor ansiedad y depresión, independientemente de si apoyaron al acosador o a la víctima. Los espectadores pueden sufrir estrés relacionado con el miedo a represalias o bien porque quisieron intervenir pero no lo hicieron.

Cuando un padre, adulto confiable o profesor nota que un niño o joven parece retraído, deprimido, ansioso, evita las actividades que antes disfrutaba o demuestra una conducta de acoso, es importante que hablen sobre la posible causa. Es muy útil que los padres hablen con un trabajador social profesional, un consejero, un médico o un psicólogo para abordar los efectos del acoso o para identificar las estrategias de protección. Además, pueden trabajar con las escuelas y organizaciones comunitarias para desarrollar estrategias de prevención del acoso o abordar situaciones o incidentes de acoso específicos. Abordar el acoso y los problemas de salud mental relacionados con él puede ayudar a prevenir experiencias negativas dañinas y hacer que los niños y jóvenes sigan por un camino positivo en la escuela, con sus amigos y en su desarrollo personal.

El Centro de capacitación de StopBullying.gov incluye guías para profesionales de la salud mental, padres y cuidadores y líderes de actividades recreativas. Para conocer más sobre los efectos del acoso, consulte nuestros recursos sobre el acoso como una experiencia adversa durante la infancia (ACE) y sobre las consecuencias del acoso.

Publicación anteriorCrear una estrategia a largo plazo para prevenir o abordar el acoso
Próxima publicaciónLa prevención del acoso es una iniciativa de toda la comunidad