Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

Cuando los alumnos con discapacidades se convierten en víctimas del acoso

26 de mar. de 2018|Por: Deborah Boyer, MS, University of Delaware, Centro para Estudios de Discapacidades; John Sadowski, M.Ed., Departamento de Educación de Delaware; Kathryn Tullis, Ph.D., División de Salud Pública de Delaware; Maureen Perkins, analista de salud pública de la Administración de Recursos y Servicios de Salud y miembro de la junta editorial de StopBullying.gov, y Patricia Burke, BS, División de Salud Pública de Delaware

Los alumnos con discapacidades conductuales, emocionales o de desarrollo tienen mayor riesgo de sufrir acoso. De hecho, conforme a un estudio publicado en la Academia Estadounidense de Pediatría (2006), la cifra asciende a casi el doble que para los niños sin discapacidades.

En nuestro estado de Delaware, la inscripción de alumnos con discapacidades a la escuela pública fue de aproximadamente el 14 por ciento. El 25 por ciento de los casos de acoso informados involucró a alumnos con discapacidades o necesidades especiales. Las iniciativas de prevención, con especial atención a los niños con mayor riesgo, han sido una prioridad de salud pública para el estado.

Un maestro trabaja con un alumno con discapacidad

Lo que ayuda en situaciones de acoso

En los Estados Unidos, los distritos escolares públicos cuentan con políticas y procesos para informar los casos de acoso en base a la frecuencia con la que ocurren. Además, muchos estados presentan requisitos de informe y respuesta y otras protecciones para los alumnos con discapacidades. Sin embargo, aunque existe un protocolo formal, es posible que los alumnos no sepan qué hacer en el momento.

Todos los alumnos deben entender qué es el acoso y cómo reconocerlo. Cuando ocurre, las habilidades para comunicarse con los compañeros pueden ser un puente para buscar ayuda.

Las escuelas de Delaware y otros estados utilizan intervenciones que alientan a los alumnos a abordar el acoso y desarrollar relaciones positivas entre pares. Se busca desarrollar habilidades, reforzar las conductas positivas y apoyar las relaciones saludables entre los alumnos.

Los enfoques basados en evidencias más reconocidos se centran en el aprendizaje social y emocional (SEL, por sus siglas en inglés), el desarrollo de empatía y la creación de un entorno escolar positivo.

Aprendizaje socioemocional

El aprendizaje socioemocional les enseña a los niños pequeños cómo nombrar y reconocer los sentimientos y a desarrollar habilidades para controlar las emociones. Este enfoque le permite a los alumnos trabajar juntos, entenderse los unos a los otros, asumir responsabilidades y resolver los desacuerdos de forma pacífica. Al comprenderse los unos a los otros, los niños son menos propensos a acosar a los demás o cometer otros actos crueles. El SEL ayuda a los niños a ver cómo un compañero con una discapacidad podría ser diferente a causa de una enfermedad u otro desafío. Si ocurre el acoso, los enfoques del SEL pueden ser útiles para nombrar lo que ocurre, identificar los sentimientos detrás de las acciones y encontrar una solución.

Además de una enfoque escolar sobre el SEL, en Delaware se han probado dos intervenciones exitosas diseñadas específicamente para apoyar a los alumnos con discapacidades.

PEERS (Programa para la Educación y el Enriquecimiento de Habilidades Relacionales)

El programa PEERS utiliza un enfoque muy diferente de aprendizaje para los adolescentes con discapacidades. En lugar de enseñarles habilidades sociales importantes a los adolescentes, observa qué hacen los adolescentes socialmente activos para hacer y mantener amistades. Es posible que algunos alumnos no sepan la diferencia entre las bromas amistosas o el sarcasmo y el acoso, por lo que aprenden cómo es cada situación. Se les enseñan pasos específicos a seguir si ocurre el acoso. También desarrollan habilidades relacionales para hacer amigos, lo que puede ayudar a prevenir el acoso, dado que ocurre más a menudo cuando los alumnos están solos.

La prueba piloto No Bully System®

Delaware también utiliza el No Bully System para prevenir el acoso y brindar ayudas estudiantiles para intervenir en caso de que ocurra el acoso. En lugar de disciplinar a los alumnos, un equipo de compañeros (el Solution Team®), liderado por un Solution Coach® interno capacitado, se reúne para analizar y utilizar la empatía grupal. El Solution Team está conformado por la persona que acosa, cualquier compañero que lo apoya y líderes positivos (no es necesario que estén involucrados en el incidente). El modelo garantiza que todos sepan desde el comienzo que nadie está o estará en problemas. El Solution Coach® lidera al grupo para analizar lo ocurrido, cómo podría sentirse, qué puede hacer el Solution Team® para detener el acoso y qué puede hacerse para prevenirlo en el futuro. Si bien este programa es nuevo en Delaware, los primeros resultados son positivos y la intervención ha ayudado a reducir la intensidad y la frecuencia del acoso.

Estos programas crean un entorno escolar positivo al promover las relaciones saludables y desarrollar habilidades específicas para que los niños sepan cómo abordar el acoso. Para todos los alumnos, aprender habilidades relacionales, desarrollar amistades y pensar en cómo se sienten los demás son herramientas fundamentales que ayudan en la escuela y demás entornos. Y para los niños con necesidades especiales y discapacidades, las relaciones saludables pueden ayudar a protegerse contra el acoso. Sin embargo, el mayor logro es que estos programas son ideales para prevenir el acoso de los alumnos con y sin discapacidades. Los programas utilizados en Delaware son colaborativos e inclusivos, lo que permite tener una vía más consistente para prevenir el acoso de todos los alumnos. Las escuelas y los programas para jóvenes pueden beneficiarse al considerar maneras de mejorar el entorno escolar para tener resultados positivos similares.

Publicación anteriorConsejero de la escuela primaria desempeña un papel importante en la prevención del acoso
Próxima publicaciónLa Semana Nacional de Concientización sobre los Trastornos Alimenticios se celebra del 26 de febrero al 4 de marzo de 2018