Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

Los espectadores pueden ayudar a limitar los efectos hirientes del ciberacoso

25 de jul. de 2016|Por: Janet Olsen, Instituto de Salud y Nutrición, Extensión Universitaria del Estado de Michigan; y Amy McCune, 4-H National Headquarters, NIFA/USDA
Publicado en: Ciberacoso
Etiquetas: En línea

A diario, miles de jóvenes son objeto de acoso y ciberacoso, esto pone en riesgo a muchos de ellos y puede generar resultados como la depresión y el absentismo escolar. Trabajar con los niños para generar maneras de abordar esta problemática es una gran responsabilidad para los adultos. Por ejemplo, los adultos pueden ayudar a los niños víctimas del acoso a explorar maneras de reaccionar con seguridad, y pueden ayudar a quienes demuestran comportamientos hirientes a recibir apoyo para analizar el mensaje subliminal de sus acciones. Los adultos también pueden ayudar a los jóvenes a identificar qué estrategias pueden utilizar como espectadores de estos comportamientos.

A menudo, cuando pensamos en el papel de los espectadores, nos imaginamos situaciones de acoso cara a cara, y trabajar con los jóvenes para explorar las habilidades para abordar estas situaciones en persona es una parte importante de las iniciativas de prevención del acoso. Teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que los jóvenes están en línea , así como las tasas registradas de ciberacoso, es importante que niños y adultos identifiquen las acciones que pueden llevar a cabo aquellos que presencian alguna forma de ciberacoso. Busque oportunidades para que los jóvenes puedan analizar estos temas y el tipo de estrategias que pueden utilizar para abordar casos de ciberacoso mediante conversaciones que planteen los siguientes tipos de preguntas.

¿Qué tipos de comportamientos positivos y negativos han observado en línea?

Según un estudio realizado por el Pew Research Center, el 88 por ciento de los adolescentes que usan redes sociales admitieron haber visto situaciones en las que una persona se mostraba agresiva o cruel con otra en una red social. Un sesenta y nueve por ciento indicó también que piensan que el trato entre sus compañeros es "prácticamente amable" en estos sitios. Pida a los jóvenes que le den ejemplos de comportamientos positivos y de algún tipo de ciberacoso que hayan presenciado en las redes sociales, salas de chat, juegos en línea o mensajes de texto. Los ejemplos de ciberacoso podrían incluir la publicación de información privada y humillante de una persona, la divulgación de un rumor o comentarios hirientes sobre alguien y la invitación a otras personas a unirse a estos comentarios.

¿Cómo creen que el ciberacoso afecta a las personas?

Ver una situación de acoso en persona puede proporcionar pistas firmes sobre el impacto en la persona que está siendo acosada. Puede resultar más difícil reconocer los efectos de la agresión que ocurre en sitios de Internet. Pregunte a los jóvenes que opinan acerca de cómo se siente una persona al ser atacada con mensajes hirientes en Internet. ¿Cómo podría sentirse una persona cuando se publican rumores o mensajes amenazantes en su contra y, posiblemente, recibe muchísimos "me gusta"? Estos tipos de experiencias pueden provocar sentimientos de rabia, soledad, vergüenza, miedo, desesperación o depresión. Experiencias como estas incluso pueden llevar a los niños a tomar la decisión de alejarse de la escuela y otros lugares a fin de evitar a las personas que publicaron (o vieron) la información hiriente.

¿Por qué algunas personas que observan el ciberacoso optan por permanecer en silencio o ignorar la situación?

Observamos comportamientos hirientes en Internet o en persona, pero puede haber muchas razones por las cuales optamos por permanecer en silencio. Quizá sentimos que el hecho de hablar también podría ponernos en peligro o que podríamos empeorar la situación de la persona acosada. Es posible que sea por no estar seguros acerca de qué medidas tomar o cómo expresar lo que ocurre. Pida a los jóvenes que compartan ejemplos de las veces que quisieron responder, pero no lo hicieron y cuál fue el motivo para no hacerlo. Ayúdelos a reconocer que muchos adultos también luchan con las decisiones sobre cómo entrometerse en situaciones dolorosas. Esté dispuesto a ser vulnerable y compartir ejemplos de sus propias experiencias si hubiese participado en una situación así.

¿Qué estrategias utilizaron o se pueden utilizar para interrumpir o limitar una situación de ciberacoso?

Las personas que observan situaciones de ciberacoso u otros comportamientos hirientes por Internet pueden tomar muchas medidas, esto nos permite ejemplificar cualidades importantes como la conexión, la compasión, la empatía y la valentía.

Los jóvenes pueden compartir ejemplos como los siguientes:

  • Decidir no hacer clic en "me gusta" para determinada información publicada por alguien o no reenviar un mensaje de texto hiriente a otras personas. Destacar que la decisión de no apoyar ni difundir mensajes hirientes es muy útil, ya que puede limitar el daño potencial de estos mensajes.
  • Responder públicamente de manera tranquila, clara y constructiva. Reaccionar con ira y agresión puede empeorar la situación. Anime a los niños (¡y adultos!) a alejarse del teléfono o el ordenador, para que no recurran a la culpa, la vergüenza o la venganza. Esto les dará tiempo para calmarse y pensar en una respuesta que deje en claro que los comportamientos de otras personas son hirientes e inaceptables.
  • Responder en privado a la persona que generó el mensaje hiriente. Dependiendo de su relación con la persona que generó o compartió el mensaje hiriente, puede ser útil para los niños continuar tratando el tema en privado, ya sea en línea, por teléfono o en persona. Hacerlo de ese modo puede dejar en claro que no admiten las acciones negativas. También proporciona una oportunidad para compartir preocupaciones reales acerca del comportamiento y el mensaje subliminal.
  • Acompañar a la persona acosada. Al solidarizarse con la persona acosada, los jóvenes pueden enviar un mensaje contundente de que se preocupan por la persona y no aceptan los comportamientos negativos. Si es necesario, este vínculo también puede proporcionar una oportunidad para ayudar a la persona a buscar ayuda para resolver su situación.

Tenga en cuenta que conversar con los jóvenes acerca de estas cuestiones no debería ser un evento aislado, sino un diálogo permanente. Comience a hablar de estos temas antes de que los niños se sumerjan en el mundo de los mensajes de texto, redes sociales, juegos en línea y salas de chat. Ayúdelos a reflexionar sobre situaciones de ciberacoso reales y potenciales, y bríndeles oportunidades continuas para analizar las posibles respuestas. Si lo hace, puede apoyar la transición de ser observadores pasivos a ser aliados poderosos que actúan como modelos para otros jóvenes y adultos

Michigan State University Extension ofrece oportunidades para que los adultos conozcan más acerca de las maneras de apoyar la salud y el bienestar de los jóvenes, incluidas las maneras de prevenir el acoso en persona y el ciberacoso. Estos esfuerzos son parte de la iniciativa Be SAFE: Safe, Affirming and Fair Environments que incluye un plan de estudios diseñado para ayudar a los adultos y jóvenes a trabajar en conjunto para crear relaciones y entornos positivos.

Publicación anteriorVuelta a la escuela con StopBullying.gov
Próxima publicación¿Por qué nos hacemos daño el uno al otro?