Sendero de navegación

  • Imprimir Imprimir
  • Compartir Comparta en Facebook Comparta en Twitter Comparta...

¿Por qué nos hacemos daño el uno al otro?

5 de jul. de 2016|Por: Emily P., Alumna del último año de secundaria, Bayfield, Colorado, y Maureen Perkins, analista en Salud Pública de la Administración de Recursos y Servicios de Salud e integrante de la junta editorial de StopBullying.gov

En un pueblo pequeño como el de Bayfield, Colorado, nadie piensa en que algo malo puede suceder; mucho menos los casos de acoso. La gente se pregunta "¿cómo puede ser el acoso un problema aquí?" Es un problema... y uno grande. El acoso ocurre en todas partes; ya sea en un pueblo pequeño o en una gran ciudad. Comencé un proyecto sobre la prevención del acoso porque quería que mis compañeros de la escuela supieran que el acoso es un problema y quería ayudarlos a entender el gran impacto que tiene este fenómeno en sus compañeros. Quería que las personas se dieran cuenta de lo perjudicial que es el acoso.

Nunca fui víctima de acoso físico. Fui víctima de hostigamiento y burlas por un rumor que corría sobre mí. Ninguna de las situaciones de acoso que experimenté fue de carácter físico; no obstante, puedo garantizar que duelen de la misma forma, o aun más.

Por todo el dolor que sentí, quise que otros estudiantes de mi escuela secundaria supieran que este es un gran problema. Para de verdad llegar a los estudiantes, tuve que involucrarlos y pensé que la mejor manera de hacerlo era con una asamblea que abarcara a toda la escuela.

Hice que los estudiantes completaran dos encuestas: una antes de la asamblea y la otra después. Las primeras dos encuestas eran para recopilar información sobre lo que los estudiantes creían que sucedía en su escuela. En la primera encuesta se les hicieron estas preguntas a los estudiantes:

  • ¿Creen que el acoso es un problema?
  • ¿Compartieron o pusieron "me gusta" en alguna publicación desagradable en las redes sociales?
  • ¿Qué cosas desagradables han escuchado o dicho en la escuela?

En la segunda encuesta se preguntó por las experiencias e historias de acoso que los niños podían compartir de forma anónima.

Durante la asamblea, hice que los estudiantes subieran al escenario y leyeran en voz alta los comentarios hirientes que habían dicho y escuchado en la escuela. También hice que los estudiantes compartieran las historias anónimas de otros estudiantes sobre sus de experiencias personales. Muchos de los estudiantes dijeron que escuchar estos comentarios y estas historias los ayudó a dimensionar realmente la intensidad de palabras hirientes y el impacto que podrían tener en las personas.

Después de la asamblea, hice que los estudiantes participaran en una encuesta de seguimiento con el fin de recabar sus opiniones, ver qué habían aprendido en la asamblea y cómo llevarían ese conocimiento a la comunidad. Esta encuesta de seguimiento fui muy importante para mí. Quería asegurarme de que fuera útil de verdad para los estudiantes y que resaltara que el acoso es un problema y el porqué debe prevenirse. La participación de los estudiantes en la asamblea hizo que este asunto adquiriera mayor atención y tuvo un impacto increíble en mis compañeros.

Sé que una asamblea de este tipo es solo el primer paso para lidiar con el acoso en mi escuela pero fue muy importante darlo para comenzar a concientizar y escuchar las preocupaciones de los estudiantes sobre este tema. Pienso seguir trabajando en este proyecto y espero llegar a muchas otras escuelas. Como parte de nuestro capítulo Friends of Rachel, los estudiantes de escuela secundaria fueron a la escuela primaria para ayudar a enseñarles a los niños los efectos del acoso y por qué es tan perjudicial. Esperamos que al llevarle este mensaje a los grupos etarios más jóvenes podamos prevenir este problema y ayudar a disminuirlo en Bayfield. También estoy trabajando para poder llevar mi presentación de la asamblea a nuestra escuela intermedia.

Creo que concientizar sobre el acoso puede ayudar a los estudiantes a darse cuenta de que lo que están haciendo está mal y así puedan tomar medidas para que un día el acoso se haya acabado por completo. Quería que este mensaje se divulgara y llegara a tantas personas como fuera posible. El acoso es la conducta más innecesaria y que más daño provoca en el mundo, y algo que podría erradicarse definitivamente de la sociedad.

Publicación anteriorLos espectadores pueden ayudar a limitar los efectos hirientes del ciberacoso
Próxima publicaciónAyudar a las escuelas a garantizar los derechos civiles de los estudiantes transgénero