Señales de advertencia

Maestra reunida con un estudiante y su padreExisten numerosas señales de alerta que pueden indicar que alguien se encuentra involucrado en una situación de acoso escolar, ya sea como acosador o como acosado. Reconocer las señales de alerta es un primer paso importante para actuar contra el acoso escolar. No todos los niños que son acosados o que acosan a otros piden ayuda.

Es importante hablar con los niños que evidencian señales de ser acosados o de acosar a otros. Estas señales de alerta también pueden poner de manifiesto otros problemas, como la depresión o el abuso de sustancias. Hablar con el niño puede ayudar a identificar la raíz del problema.

Señales de que un niño está siendo acosado 

Busque cambios en el niño. Sin embargo, es preciso tener en cuenta que no todos los niños que son acosados manifiestan señales de alerta.

Algunas señales que indican que hay un problema de acoso:

  • Lesiones inexplicables
  • Pérdida o rotura de ropa, libros, dispositivos electrónicos o joyas
  • Dolores de cabeza o estómago frecuentes, sensación de malestar o simulación de enfermedad
  • Cambios en los hábitos alimentarios, como saltarse horarios de comidas o atracarse. Los niños pueden llegar de la escuela con hambre porque no almorzaron.
  • Dificultad para conciliar el sueño o pesadillas frecuentes
  • Calificaciones bajas, pérdida de interés en las tareas escolares, o el niño se niega a ir a la escuela
  • Pérdida repentina de amigos o deseo de evitar situaciones sociales
  • Sentimientos de impotencia o disminución de la autoestima
  • Comportamiento autodestructivo como escaparse del hogar, autoinfligirse heridas o hablar de suicidio

Si conoce a alguien muy angustiado o en peligro, no ignore el problema. Busque ayuda cuanto antes.

Señales de que el niño está acosando a otros 

Los niños pueden estar acosando a otros en los siguientes casos:

  • Cuando se involucran en agresiones físicas o verbales
  • Tienen amigos que acosan a otros
  • Son cada vez más agresivos
  • Son enviados con frecuencia a la dirección o a detención
  • No pueden explicar cómo obtuvieron dinero adicional o pertenencias nuevas
  • Culpan a otros de sus problemas
  • No asumen responsabilidad por sus actos
  • Son competitivos y se preocupan por su reputación y popularidad

¿Por qué no piden ayuda los niños? 

Las estadísticas del Suplemento de delitos escolares 2008-2009 mostraron que un adulto es notificado solo en un tercio de los casos de acoso. Los niños no hablan con los adultos por varias razones:

  • El acoso escolar genera en el niño una sensación de impotencia. Los niños quieren manejar la situación por su cuenta para sentirse nuevamente en control. Es posible que teman ser vistos como débiles o chismosos.
  • Los niños pueden temer una represalia de parte del acosador.
  • El acoso escolar puede ser una experiencia humillante. Es posible que los niños no quieran que los adultos sepan qué se dice de ellos, sea verdadero o falso. Temen que los adultos los juzguen o los castiguen por ser débiles.
  • Los niños víctimas de acoso se sienten aislados socialmente. Es posible que sientan que no les importan a nadie o que nadie podría comprenderlos.
  • Los niños tienen miedo de ser rechazados por sus pares. Los amigos pueden ayudar a proteger a los niños del acoso y es posible que los niños tengan miedo de perder su protección.